Páginas vistas en total

miércoles, 16 de noviembre de 2011

La lectura de una carrera

Esta mañana me puse frente al ordenador, y observé un vídeo de una carrera de uno de los atletas mas prometedores que entreno.
La carrera en cuestión era una final de un campeonato de España y por aquel entonces el atleta no entrenaba bajo mi supervisión.
Creo sinceramente, que aquel día no ganó el mejor corredor, sino que ganó el que mejor supo leer la carrera.
Es por eso que me he decidido a escribir este pequeño post, porque:
Todos sabemos de dónde venimos, pero hablando y entrenando con muchos atletas me he dado cuenta de que muy pocos tienen una percepción real de lo que son y, de sus cualidades, con lo que difícilmente trazarán una estrategia adecuada en carrera, y eso se ve reflejado en sus resultados.
Ahora te estarás  preguntando si para entrar el trescientos en una carrera popular, te merece la pena trazar una estrategia, y yo te digo que sí.
Lógicamente para trazar una estrategia hay que manejar dos variables:
-Conocer tus cualidades y limitaciones.
-Conocer a tus rivales con sus virtudes y defectos.

La segunda variable dependerá de lo observador que seas en carrera, ya que si corres siempre por la misma zona y a un ritmo similar, acabas conociendo a los que suelen acabar cerca de ti. La primera variable resulta del conocimiento, de la experiencia y del entreno, que te irá dando pistas de lo que tienes metido en las piernas

A continuación, vamos a intentar analizar algunas virtudes y/o perfiles de corredores.

Velocidad punta: Es la máxima velocidad que podemos alcanzar en carrera. Su duración es instantánea y suele dejarnos las piernas vacías, por lo que habrá que medir con mucha precaución donde aplicarla, por lo general en el "sprint" final.

Velocidad máxima prolongada: Es la velocidad "submáxima" que, dependiendo de nuestras cualidades, podemos prolongar durante más o menos tiempo, que raramente va más allá de 400-500 mts.

Final: Es la capacidad del atleta, para correr a un ritmo muy similar al de la velocidad punta y/o máxima prolongada en estado de fatiga. No hay que confundir con la velocidad, ya que se puede ser lento pero tener un gran final.

Pongamos ahora un ejemplo practico para que todos lo entendamos:

-Corredor 1: Posee marca de 1.02 seg en 400 y 28 en 200.
-Corredor 2: Posee marca de 1.08 seg en 400 y 30 seg en 200 mts y además posee un gran final.

Llegados al sprint final de una carrera, la lógica dice que el corredor 1 sería muy superior al 2, pero si el ritmo o la distancia ha fatigado lo suficiente al corredor 1, probablemente esa superioridad no le sea aplicable al corredor 1, y probablemente mientras el corredor 2 dado su gran capacidad de final sea capaz de correr en 32 seg el último 200, el corredor 1 pierda más fuelle y se vaya a 35 seg., por poner un ejemplo.

El ganador de este carrera dependería ya no de la marca, sino de la capacidad de lectura de uno o otro corredor.

Esta capacidad de lectura se puede extender aun mas, así que, en los próximos días intentaré elaborar una segunda entrada, para que todo el mundo tenga un poco mas claro que;
En las carreras no siempre ganan los mejores, sino que a veces ganan los mas listos.

                           

2 comentarios:

  1. Pues tienes mucha razón.

    Yo he corrido los 200m en 25'' y el 400 en 1' pelado después de varias series y estando cansado.

    Sin embargo, en el sprint final de las millas que he corrido me ha sido muy difícil alcanzar a nadie, y en teoría, eso debería ser mi punto fuerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Probablemente por lo que explico ahí arriba.
    Si corriste la carrera un “pelin” por encima de tu ritmo máximo de carrera, pagaras el “pato” al final.

    ResponderEliminar