Páginas vistas en total

lunes, 26 de septiembre de 2016

Bekele nunca se había ido

Nos situamos en el  año 2004, un año que los amantes del atletismo y del fondo en particular tenemos grabado a fuego en la retina de nuestros ojos.
En ese año y en el espacio de 8 días un genio Etíope de tan solo 1 metro y 65 centímetros de altura batía los dos récords mundiales de las dos pruebas de largo recorrido que se celebran sobre el tartán.

El 31 de Mayo, en el estadio de Hangelo, Kenenisa Bekele, el genio Etíope que venía de ser campeón del mundo de los 10.000 metros en el Mundial de París del año anterior batía la plusmarca mundial de los 5000 metros arrebatándosela a su compatriota y eterno rival: Haile Gebrselassie.
Ese día Kenenisa mostró una superioridad abrumadora sobre la pista, pasó el primer kilómetro en 2:33 y el segundo en 2:32, detrás de las dos liebres, ahí se quedó solo y solo fue capaz de realizar 2:31 en el tercer kilómetro, 2:30 en el cuarto y cerrar la prueba con un último mil en 2:29 para dejar la nueva plusmarca mundial en 12:37.37, plusmarca que sigue vigente a día de hoy.
8 días mas tarde, esta vez en el estadio de Ostrava volvería a destronar al gran Haile de los registros históricos arrebatándole esta vez el récord mundial de los 10.000 metros logrando un excelente crono de 26:20.31 (marca que volvería a rebajar al año siguiente en Bruselas para dejarla en 26:17.31, que a día de hoy sigue siendo récord mundial)

Bekele era intratable sobre el tartán, 3 Oros Olímpicos y una medalla de plata y 5 Oros en mundiales y un bronce son las preseas de un atleta que desplazó de las pistas al gran Haile, la irrupción de Kenenisa y la llegada de jóvenes promesas llevaron a Haile a la ruta, al Maratón. En la ruta y más concretamente sobre los 42 kilómetros y 195 metros Haile pudo seguir engordando su leyenda, batió en dos ocasiones el récord mundial y mientras Kenenisa no encontraba rival sobre el tartán, el debate en el mundo atlético se abría: quién era el mejor fondista de todos los tiempos,   Haile o Kenenenisa?

Haile gozaba del carisma del que Kenenisa nunca pudo disfrutar, mientras el atleta de la eterna sonrisa sabía vender su imagen Kenennisa se mostraba mas arisco en público, serio, concedía pocas entrevistas y apenas aparecía en los medios. Ambos compartían manager pero no sponsors, y mientras que el bueno de Jos Hermenns se empeñaba en querer mostrar en público que sus dos representados eran buenos amigos, en el mundillo atlético se decía que no se podían ver, de hecho, el propio Kenenisa había construido una pista de entrenamiento cerca de su lugar de residencia para entrenar alejado de Haile y su grupo, obviamente, rumores, simplemente.
 Con el debate sobre la mesa de quién era mejor de los dos, llegaron momentos complicados para ambos. Haile empezaba a acusar los años de castigos físicos a los que sometió a su cuerpo y este empezó a decir basta, retirada en Nueva York y actuación discreta en Tokio en el que era su intento de acudir a los juegos Olímpicos de Londres, Haile estaba en el ocaso de su carrera.
Si Gebre pasó por una mala racha, Bekele no se quedo atrás, los tendones de aquiles del Etíope no soportaban la agresiva zancada del genio de Bekoji y durante varios años apenas pudo encadenar varias semanas de entrenamiento de forma consecutiva.
Con este panorama sucedió lo que muchos se esperaban. Bekele llega a los 10.000 de las Olimpiadas de Londres y, mermado en su rendimiento por las lesiones anteriormente nombradas termina como 4º una prueba que gana el Británico Mo Farah.
Bekele entiende entonces que su etapa sobre el tartán ha terminado y al igual que le había pasado a Haile, su paso hacia la ruta es necesario.
Hacia finales del 2013 se anuncia el debut en Maratón de Kenenisa, sería en París, en el mes de Abril del año 2014, una prueba a su medida, sin grandes rivales y sin presiones de ningún tipo.
Bekele se da un festín en las calles Parisinas y se impone con récord de la prueba. Su gran debut y la facilidad de su victoria llevan al Etíope a anunciar que disputaría la maratón de Chicago en el mes de Octubre donde saldría con la idea de intentar batir el récord mundial.
En una prueba en la que en ningún momento se llegó a correr a ritmo del récord mundial, Bekele corrió con el grupo delantero hasta el kilómetro 30, en ese momento un ataque del actual campeón Olímpico, Eluid Kipchoge tiró por tierra todas las opciones de victoria para el. Kipchoge se impuso en Chicago con un gran crono de 2h04:11 seguido de Kitwara y Chumba que cerraron el podio. Kenenisa terminó 4 con 2h05:51.
Herido en su orgullo y decepcionado con su actuación, Bekele, atraído por lo petrodolares anuncia que correrá en Dubai en el mes de Enero. Su osada participación se traduce en abandono poco mas allá del kilómetro 25.
Renato Canova, el prestigioso técnico Italiano que ahora guía los pasos de Bekele lo deja claro en un post escrito en foro de atletismo Letsrun.com
"Kenenisa esta lesionado y no puede ser competitivo, sus tendones están muy lastimados y hasta que se recupere no podrá volver a correr"
Bekele se pasa todo el año 2015 sin apenas correr, recuperándose de sus tendones. sin embargo, el Etíope, ambicioso como pocos quiere ir a Río a los Juegos Olímpicos, sabe que puede ser su última oportunidad así que habla con los organizadores del maratón de Londres que aceptan encantados su participación.
En Londres se reunieron los mejores especialistas de la distancia en los últimos tiempos, todos ellos con la idea de correr lo mas rápido posible, Bekele llegaba con solo 8 semanas de entrenamiento y sabía que no podría plantarles cara, pero su gen competitivo y su espíritu ganador pudieron mas que la lógica y la cabeza. Bekele salió con el grupo delantero y pasó la media maratón en 1h:01.24 un tiempo que estaba por debajo del récord mundial, Aguantó el tremendo ritmo hasta pasado el kilómetro 32 donde sucumbió y se vio relegado al tercer puesto de la carrera con un tiempo de 2h06:36 por detrás de Biwott que sería segundo con 2h03:51 y de un intratable Eliud Kipchoge que se imponía con 2h03:05

Su marca fue insuficiente para que el seleccionador Etíope contase con él para la maratón de los juegos Olímpicos de Río, una decisión que causó un gran revuelo y en la que el mismo Gebrselassie se posicionó en contra de dejarlo en casa.
Muchos comenzaban a dudar de la valía de Bekele para el maratón, una prueba que castiga a los osados y que requiere de un correr económico, sobre todo cuando se corre a ritmos por debajo de los 3 minutos el kilómetro, esa idea no casaba con la técnica del Etíope, un atleta curtido en la pista y de zancada amplia y agresiva con un recobro posterior muy pronunciado.
Sin embargo, Bekele no se rendía y poco después de la decisión de no contar con el para Río anunciaba su intención de correr la Maratón de Berlin.
Berlin sigue siendo la gran referencia de los maratones de Otoño y cada año busca que su prueba sea noticia. Ademas de la participación de Bekele, la organización anunciaba que en la prueba Alemana también correrían Emannuel Mutai y Wilson Kipsang, dos puras sangres que venían para ofrecer su mejor versión, y en el caso de este último con la idea de  intentar batir el récord mundial, hazaña que se mostraba complicada y es que la marca de Kimetto sobre ese mismo trazado lograda dos años antes se antojaba bastante lejos de las prestaciones de Kipsang, que tras su récord mundial no se había vuelto a acercar a esos registros.

Con un sol radiante y con puntualidad suiza se dio la salida, el pasado Domingo, al mejor maratón que se puede ver en la actualidad. Una salida en estampida, mas propia de una prueba de medio fondo que de fondo, "normal, hay que buscar una buena posición y no perder las liebres" pensaba yo, "ya se pararan" seguía meditando. Me equivocaba. 14:21 el primer parcial de 5km, un ritmo que proyectaba un crono final en torno a las 2h00:50, una locura.
29:00 al paso por el kilómetro 10, el grupo puntero seguía marcando unos parciales de vértigo que le valían para rebajar el récord mundial por mas de 1 minuto, Bekele, pegado a las liebres se le veía cómodo y tranquilo, relajado, Kipsang, forjado en mil y una batallas en la ruta era el que hablaba con las ellas y pedía mas ritmo, como queriendo romper la carrera en los compases iniciales. 43:37 marcaba el reloj al paso por el kilómetro 15, los tres últimos parciales de 5 kilómetros se cobraban las primeras víctimas. Emannuel Mutai se quedaba unos metros del grupo puntero y las liebres se rompían en mil pedazos, si por algo se caracteriza Berlín es por sus liebres, pues en esta ocasión, estas fallaron. En ese momento salta del grupo Geoffrey Ronoh, habla con Kipsang y se pone al frente de una carrera que ya solo cuenta con una liebre y da continuidad al ritmo que deseaba el Keniano. El paso de la media maratón se produce cuando el reloj oficial marca 1h01:11, un tiempo que es muy inferior al de Kimetto en su récord mundial y que ofrece una esperanza de nuevo récord mundial.
Ronoh continua su altruista labor de liebre hasta pasado el kilómetro 26, cuando satisfecho anima a Kipsang a tomar la delantera de la prueba y se deja ir a la parte trasera del grupo, en pocos metros ya desaparece del plano televisivo.
Kipsang acelera, pasa el kilómetro 30 en 1h27:26, 4 segundos por delante de un Bekele que parecía que una vez mas tendría que aceptar el papel de secundario en una gran mayor.
Sin embargo y aunque parecía que por momentos la ventaja de Kipsang aumentaba, el Etíope poco a poco le va recortando terreno, al paso por el kilómetro 35 Bekele se sitúa a 5 segundos de Kipsang y pocos metros mas tarde este ya estaba codo con codo con el Keniano. Entonces Bekele se relajó, soltó sus brazos y se concentró en recuperar su cuerpo del esfuerzo realizado hasta ese momento, sabedor que, si llegaba con Kipsang al ultimo kilómetro este último no tendría nada que hacer frente al gran final del Etíope. Se contuvo Kenenisa, tanto se contuvo que no lanzó su ataque terminal hasta que faltaba exactamente un kilómetro, un ultimo kilómetro que Kenenisa recorrió en 2:40" para entrar en meta victorioso con la segunda mejor marca de siempre en la distancia, 2h03:03 y tras haber realizado los últimos 2 kilómetros y 195 metros mas rápidos de siempre (en 6:09, a un ritmo medio de 2:48").

Bekele nunca se había ido, ni había olvidado cómo se corría, solo necesitó que su cuerpo le dejara entrenar para demostrar al mundo entero, como aquel año 2004, que es el mejor fondista de todos los tiempos.

Cuadro comparativo de los 3 maratonianos mas rápidos de todos los tiempos en Maratón homologada:

Atleta y prueba
5km
10km
15km
20km
Media maratón
25km
30 km
35km
40km
meta
Bekele Berlin 2016
14:21
29:00
43:37
58:02
1:01:11
1:12:47
1:27:30
1:42:01
1:56:55
2:03:03
Kipchoge Londres 2016
14:16
28:37
43:17
58:10
1:01:24
1:12:39
1:27:13
1:42:07
1:56:49
2:03:05
Kimetto WR Berlin 2014
14:42
29:24
44:10
58:36
1:01:45
1:13:08
1:27:38
1:41:47
1:56:29
2:02:57

En Rojo el mas rápido de los tres competidores en ese punto kilométrico.
En Verde el mas lento de los tres competidores en ese punto kilométrico.
Como datos curiosos: Kimetto fue el mas lento de los tres hasta el Kilómetro 30, pero del 30 al 35 realizó un parcial de 14:09 el mas rápido de la historia, le valió para consolidar el récord mundial.

Bekele fue el mas rápido de los tres en los últimos 2 kilómetros y 195 metros que recorrió en 6:08, Kipchoge tardó 6:16 en correr ese mismo tramo, mientras que Kimetto volvió a ser el mas lento en el cierre final tardando 6:28.

1 comentario:

  1. Un post genial, además aquí me has tocado la fibra sensible, soy fan absoluta de Bekele ¡¡que grande!! sin duda batir el récord mundial está en sus piernas, a ver si este año 2017 lo bate.

    ResponderEliminar