Páginas vistas en total

martes, 5 de noviembre de 2013

De verdad, ¿necesitamos un entrenador?

El título deja claro a simple vista de que va a versar mi entrada de hoy.
Hace tiempo que quería escribir este "artículo", por decirlo de alguna manera, y es que desde que he comenzado en este deporte me he dado cuenta de que según pasan los años la figura del entrenador va perdiendo imagen, cada vez se les respeta menos, y lo que es peor, en cada ciudad hay como 10 entrenadores para cada 5 atletas, curioso ¿verdad?, pero hay mas, la problemática nos se detiene solo en este punto así que si os parece vamos a entrar en detalles.

Antes de nada, seamos sinceros con nosotros mismos, ¿de verdad necesitamos un entrenador?, esta es la pregunta que todos los que, por decirlo de alguna manera, entrenan de forma regular en busca de un objetivo deberian de responder, pero con total sinceridad. Si pudiera ver las respuestas a la pregunta de todos los que estais leyendo esto ahora mismo os podria decir que mas del 73% de los deportistas que entrenan de forma regular en busca de un objetivo y cuya edad esta comprendida entre los 19 y los 35 años creen que para lograrlo no es necesaria la participacion de un entrenador en su rutina de trabajo, creen saber lo suficiente como para lograrlo sin su ayuda. Esta misma estadística nos demuestra que de esos 73% que deciden prescindir de la figura de un entrenador, el 62% no logra sus objetivos deportivos.
Conociendo estos datos, vuelvo a preguntar, ¿Necesitamos un entrenador?

El atletismo ha avanzado mucho a nivel de imagen social, fruto en gran medida de las numerosas pruebas populares que se disputan a lo largo del año en nuestro pais, en mi querida Galicia el año pasado, que yo haya podido contabilizar, se disputaron mas de 300 pruebas, osea que nos deja una media de casi 1 por dia y más 4 por fin de semana. Gracias a este auge del atletismo "popular" las marcas y firmas deportivas enfocaron muchos de sus productos hacia el sector de lo que ellos llaman "running". Asi no es de estrañar que una mañana cualquiera en la salida de una de esas pruebas populares, o no tan populares, te encuentras con muchos atletas que si escaneas de arriba hacia abajo encontraras que llevan: Un reloj GPS de máxima precisión valorado en 300€, ropa técnica, camiseta y malla o pantalón último modelo de las mejores firmas deportivas, todo ello con un valor aproximado de 100€, medias de compresión o pantorrilleras, porque van a lograr por si solas que corra un 5% mas rápido a costa de pagar 35€ y por supuesto zapatillas, de las mejores, voladoras, para ir mas rápido y de primera marca, esos segundos que le vamos a arañar al crono bien valen 100€.
Una vez hecha la observación pertinente, toca preguntar: ¿quien es tu entrenador?, la respuesta si nos basamos en la estadistica anteriormente descrita mas arriba sera: "no tengo entrenador, ¿para qué?"

Alguno aún dirá que efectivamente: ¿para qué?; pues para todos ellos os diré que cuando vayais a construir vuetra casa, os compreis unos muebles de diseño, último modelo de esos que solo se ven en la tele; una tele de plasma con hd y una resolución tan espectacular que tengais que verla con gafas de sol; una cocina americana que necesiteis un mapa para encontrar las cosas; una piscina olímpica y por supuesto una cama en la que podría dormir el mismo King King, eso si, no contrateis arquitecto, ¿para qué? si total al igual que el entrenador de atletismo, el arquitecto es el que dará sentido a todo lo que nostros buscamos, y con su idea y formación, asi como su experiencia logra que los pilares que sostengan nuestra casa sean solidos.
Es una tonteria ¿no?, ¿para qué los necesitamos?

Poniendonos un poco mas serios, si los deportitas son una parte del problema, la otra viene por el intrusismo que existe en la profesión. No hay una ley o un reglamneto que diga quien puede entrenar a quien, y por aquí es por donde deberíamos empezar. Creo sinceramente que esta es una de las grandes problemáticas con las que nos encontramos a diario y fruto de ella "nacen" entrenadores a diario, como dije anteriormente no es raro ver por cada 5 deportistas 10 entrenadores.
Esa gente, en la mayoría de los casos acaba fracasando con sus planteamientos y con sus ideas, fruto del desconocimiento y de la falta de formación 
y los deportistas acaban por pensar que todos son iguales, grave error, pero comprensible por otra parte.

Otros de los problemas actuales, (esto me lo apuntó Jose Peña, un buen compañero además de gran entrenador, al que mando un saludo) son los "entrenadores de revista". He bautizado con este nombre a los entrenadores que publican sus entrenamientos en revistas o libros y que son muy      seguidos por el público en general, entrenamientos muy del tipo de:  "baja de 3 horas en tu primer maratón" o "rompe la barrera de los 40 minutos en los 10km". Bien, tengo que decir en primer lugar que yo mismo lo he hecho, es decir, yo mismo  edito articulos de entrenamiento para revistas de tirada nacional, ya que colaboro con dos de ellas y muchas veces tenemos que dar al gran público lo que nos demanada. Pero también hay que decir que todos mis artículos de entrenamiento los he empezado con la siguiente frase:


"Lo primero que quiero dejar claro es que, el arte del buen entrenamiento siempre estará mejor supervisado por profesionales del deporte que por nosotros mismos, aquí solo encontrareis unas pautas correctas para realizarlo de forma coherente.
La labor de los entrenadores va mas allá de la simple planificación, es por eso que aunque tengamos ciertas nociones, siempre se debe de recomendar el acudir o asesorarse con un profesional"

Evidentemente la gente luego tomara sus propias decisiones, pero lo que todos ellos deben de tener muy en cuenta es que en las revistas, esos articulos están hechos de modo muy general, siguiendo unos estandares idénticos para todo el mundo, y como bien sabeis cada uno de vosotros, cada deportista es un mundo.
Que se pueden "orientar" por un entrenamiento de una revista para buscar un objetivo, pues claro, pero que deberían buscar un entrenbador para lograr dar continuidad a su vida deportiva, rotundamente SI.



Mi consejo, como entrenador de toda clase de atletas, desde los que compiten a nivel nacional como muchos que solo buscan ir mejorando poco a poco, es que busqueis un entrenador, pero no uno cualquiera, no mireis titulos, obviamente debeis de buscar a alguien formado, pero muchas veces con eso solo no basta; yo por ejemplo tengo el carnet de conducir y no soy mejor piloto que Fernando Alonso, buscad a alguien con experiencia demostrada, alguien que veais que año tras año logra que sus deportistas logren sus objetivos, que conozca el mundo del atletismo en todas sus facetas y que os pueda ayudar a ser cada vez mejores deportistas; huid de los que prometen mucho al principio sin tan siquiera saber que clase de deportistas sois o de aquellos que tras un problema no encuentran salida. Buscad a alguien que responda a todas vuetras dudas y encuentre solución a cualquier problema que pueda surguir por muy pequeño que sea, no perdais ni un minuto con alguien que no sepa ni entienda los principios básicos de entrenamiento, y sobre todo, recordad que el entrenamiento es una agresión, por lo tanto al entrenamiento se va a entrenar, mucho cuidado con el que os diga "ven a entrenar conmigo que lo vas a pasar bien".
El atletismo y su entrenamiento afecta de forma directa en nuestro organismo, músculos, tendones, huesos, se ven sometidos a cargas y repeticiones de trabajo, nuestro sistema circulatorio y repiratorio así como nuestro corazón a un esfuerzo extra,                                                                                                          
¿Vais a dejar eso en manos del azar?

Ahora os vuelvo a hacer la pregunta, ¿de verdad necesitamos un entrenador?

*Entrenadores que apararecen sobre estas lineas: 1º Renato Canova (Wilson Kipsang / Abel Kirui entre otros) 2º Antonio Serrano ( Chema Martinez / Alessandra Aguilar entre otros) 3º Carlos Landin (Victor Riobo / Solange Pereira entre otros)

4 comentarios:

  1. Interesante reflexión. En mi opinión creo que, a medida que nos introducimos en el mundillo del atletismo, van surgiendo nuevas necesidades. No aparecemos de buenas a primeras con la equipación último modelo en primera línea de salida de una popular (Que habrá quien lo haga pero no son una mayoría).

    Desde mi propia experiencia, he ido "adquiriendo" cosas a medida que han ido surgiendo necesidades, ¿por qué? porque para correr solo se necesitan las piernas, un par de zapatillas de deporte y al lío. Así empecé, y en 15 días me dolían partes del cuerpo que no sé ni como se llaman.

    Entonces llegaron las zapatillas de running, y para comprarme unas no bastaba con saber mi número, había algo que se llamaba pronación y , aunque no lo tenía muy claro, se veía que no era muy favorecedor.

    Después llega la ropa, los pantalones que no son apropiados, rozan. Las camisetas de algodón no transpiran y compras ropa técnica baratilla del Decathlon. Que más adelante deja de gustarte porque descubres marcas nuevas y tejidos más agradables y...

    Lo tercero es el reloj, empiezas a charlar con gente y a ver que hay distintos tipos de entrenamiento, ritmos, distancias, zonas cardiacas... La leche! Y hay un chisme que por poco más de 200 euros te facilita mucho las cosas. De entrada te parece caro, pero como todo, al final caes.

    Luego viene la primera lesión seria y te estrenas en eso del fisio, conoces todos los músculos y tendones del cuerpo y comprendes a la perfección que cualquier cosa que termina en -itis es mala, malísima. Te haces pruebas de biomecánca, plantillas y hasta te equilibrarías los coj... si alguien te dice que se van a arreglar los problemas.

    Tal vez quieras probar otras cosas, o encuentres un buen grupo de amigos y hasta te metas en un club y tengas ficha federativa. Tú que pesabas 20Kg más de la cuenta y no habías corrido jamás. Quién lo iba a decir!

    Y lo último es, como bien comentas, el entrenador. Estás estancado, te lesionas cada dos por tres y los planes que antes funcionaban, ahora ya no lo hacen ¿Por qué es la última de las necesidades que te surgen? Porque para correr solo se necesitaban dos piernas ¿no?. Y empiezas a necesitar "cosas" cuando notas la falta de algo, mientras mejores por tu cuenta no vas a buscar otras cosas. Y, al principio, partiendo de estados de forma lamentables como el mío, se mejora muy fácilmente y sin casi entrenar.

    Lees foros, blogs, revistas y más o menos te las arreglas. Hasta que no llegas a un punto en que no sabes qué hacer para mejorar, no te decides a dar "el paso" que parece reservado solo al grupo de profesionales de tu ciudad. Quizás lo que falla es "popularizar" esa figura del entrenador o, como comentas, es el exceso de planes prediseñados que existen por ahí... Lo que está claro es que a la figura de, "míster" le falta mucho por subir en la escala de necesidades.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Excelentísimo artículo. No puedo estar más de acuerdo en cada punto que comentas Ángel. Especialmente significativo y perfecto en su comparación me ha parecido el ejemplo del arquitecto. Chapeau. Grandísimo texto. (Y también el comentario de Rubén).

    www.soy-cobarde.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Hola Ángel, como te he comentado en Twitter, voy a responder a tu pregunta aquí. Para mí no todo deportista necesita un entrenador, entendiendo deportista en el sentido más amplio del término, el que abarca desde la élite hasta el más común de los aficionados. Si fuera así, menudo chollo para nosotros los entrenadores, tan sólo habría que hacer unas buenas campañas de márketing para convencerles de algo que ya "necesitan". Estoy muy de acuerdo contigo prácticamente en todo, de hecho pienso que en general la gente invierte mal sus recursos temporales y económicos cuando lo que quiere es mejorar su rendimiento. Todo deportista de competición debería ir acompañado de un entrenador si verdaderamente quiere sacar su potencial. Además hay mucha gente que aunque no le obsesiona competir contra otros sí que tiene sus propios retos, o simplemente quiere realizar su hobby de la manera más segura y agradable, por lo que también un entrenador puede ayudarle mucho más que otros "aparatos".

    Pero luego hay cierto tipo de gente que busca en el deporte una forma de evasión o de acto social, y que les va muy bien tener su rutina y su forma de hacer que, cuando no es excesiva, no pone en riesgo para nada su salud. Hay mucha gente a la que "atarse" a un entrenador, a un plan o a cualquier cosa, le hace perder la esencia de su actividad. Es como cuando yo toco la guitarra, evidentemente un profesor me podría enseñar mucho, pero a mí lo que me gusta es cogerla cuando me apetece, ponerme algo de música y rascar las cuatro notas que me he aprendido solo. No busco más, un pequeño placer que no compensa la inversión en tiempo o dinero que pueda hacer. Y no hago daño a nadie tocando mal.

    Resumiendo, en general la gente debería acudir más a los entrenadores, pero también hay muchos casos en los que somos absolutamente prescindibles. Depende de los objetivos de cada uno.

    Enhorabuena porque me parece un gran post.

    Vicente
    www.vicenteubeda.com

    ResponderEliminar
  4. Me parece un gran articulo y unos muy buenos comentarios posteriores.
    Otro que empieza a seguir el blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar